Secciones de la vida cotidiana

Hoy os quiero invitar otra vez a mirar raro a la cotidianeidad. Como de reojo. En principio cuando miramos, no vemos secciones. Las secciones son esos cortes por las “tripas” de un edificio, objeto, elemento o incluso el cuerpo humano, que nos ofrece una visión parcial que completa la información que necesitamos para comprender bien dicha materia que nos ocupa. Suena muy formal, pero me cuesta obviar el hecho de que ver en sección es algo que lleva acompañándome muchos años.

Cuando se hace uno de estos cortes imaginarios, se ve en primer plano todo aquello que ocurre en el interior de nuestro objeto de estudio (por llamarlo de algún modo genérico). Secciones cotidianas… por ejemplo cuando se muerde un bombón. La sección puede ser una almendra, avellana, simplemente praliné o hasta una sección líquida y ser un horrible bombón de licor. Cromáticamente, puede combinar desde infinitos tipos distintos de color “chocolate” (nunca mejor dicho), hasta color cítrico o menta. La cosa es que hasta que no seccionas, nunca sabes qué te vas a encontrar en el bombón (parafraseando a Forrest Gump). Otro ejemplo de sección inquietante sería la boa constrictor del principito. Por fuera parecía un sombrero, sobre todo a los ojos de los adultos, pero realmente era una serpiente que se había tragado y trataba de digerir a un elefante. Pues bien, ese es el tipo de información que arroja una sección. Por eso, tratar de ver en sección es importante.

Por otro lado, saltando a otro tema que luego trataré de reconducir, siempre me ha inquietado esa llamada que las máquinas fotocopiadoras o más adelante, los escáneres, hacen a nuestro narcisismo particular. No soy la primera persona que se ha fotocopiado una mano, por ejemplo. Aunque sé que este tema daría para un post en sí mismo (lo pongo en la lista). Recapitulando, tenemos por un lado la importancia de la visión en sección, la curiosidad que supone qué habrá en el interior de las cosas, cómo variará su forma en lo que no vemos ni intuímos según su aspecto exterior. Por otro lado, el instrumento que inmortaliza imágenes a base de ponerlas contra una pantalla de cristal.

Todo esto ha venido por un blog que encontré navegando y que me resulta tremendamente expresivo: scanwiches.com. Se trata de un blog sobre sándwiches o bocadillos, de los que se muestra una sección a partir de un escaneo. Dentro de los diferentes tipos de pan caben infinitos ingredientes mezclados por sabor, color, o incluso por orden alfabético. No podemos obviar la belleza simple de una sección longitudinal de un pimiento o la sección transversal de un tomate o de una manzana. En esta última, con un poco de suerte, seccionamos por sus semillas, que parecen lágrimas. El hecho es que de no haber preparado tú o de no haber leído una carta de restaurante, hasta no seccionar, hasta no morder, no sabes de qué está hecho. Pues bien, este cromatismo y las distintas formas que cada elemento tiene al ser cortado es lo que me ha llamado la atención de este sitio y lo que me ha llevado a reflexionar sobre que la vida cotidiana está llena de secciones.

This entry was posted in diseño and tagged . Bookmark the permalink.

5 Responses to Secciones de la vida cotidiana

  1. Javier Márquez Sánchez says:

    Ante la falta de una respuesta a la altura de esta entrada, me limitaré a decir: ¡Mmm, qué rico!

  2. María José says:

    Me encanta cualquier mirada que di-seccione, que trate de ver más allá para buscar el elefante dentro de la boa, que inventa historias donde no siempre las hay para hacer más interesantes los dibujos aburridos de sombreros grises.

    (Sin ánimo de herir por la parte que toca a los amantes de los sombreros, no se me vaya a entender mal.)

  3. Rut says:

    Me encanta por su trascendencia de la supeficialidad, de lo complejas que son las realidades pese a su aparente simplicidad. Las secciones además nos hacen comprender.

  4. sempiterna says:

    Javi, me alegro que el post de abra el apetito. María José, di-seccionar es mi hobbie favorito, y lo sabes.

    Rut, bienvenida, me ha sorprendido y encantado encontrarte. Me gusta que aprecies las secciones, y que seas del grupito de los que no nos quedamos en la aparente simplicidad. Besos, guapa.

  5. josephb macgregor says:

    Espero encontrar algún día alguien que me dibuje un cordero 😉