La materia gris de mis electrodomésticos

Últimamente estoy algo preocupada por mis electrodomésticos. Por su materia gris. En un par de casos he observado que se les sale la materia gris. Esto dicho así es propio de un Grisom cualquiera, quiero decir, que si se salen las neuronas del cerebro, chungo. Por eso los observo.

Primero fue la aspiradora. Nunca se ha caracterizado por ser muy lista ni muy avispada. En sus movimientos es un poco torpe, sin razonar siempre decide seguirte con el consiguiente riesgo de tropezarse con los marcos de las puertas. Tampoco es consciente de que está de alguna forma anclada a la pared, y tras un par de metros de distancia, no puede ir más allá, aunque lo intente. Aunque a veces sea tan fuerte que se autoinmole desenchufándose. No, no es muy lista, siempre he pensado que su materia gris no debe ser mucha o no debe estar muy bien organizada. Pero un día, descubrí que en algún tipo de movimiento brusco que hiciera para liberarse de no se sabe qué, su materia gris (tubo corrugado por el que pasan los objetos aspirados desde el accesorio que uses hasta la bolsa en la panza) se había separado del resto. Ahora, cuando aspiras, a veces tiene algunos vahídos mentales, pierde la conexión de la materia gris y suelta como loca, empieza a convulsionar hasta pegarse desconsoladamente a bocajarro en la pernera de tus pantalones. Y tú la miras con aire estúpido con el accesorio aspirador en la mano. La pobre.

Pero no le di mayor importancia, tiene una edad. No le ha tocado una vida difícil. No tenemos mascotas, no tenemos alfombras, digamos que lo más extraordinario que ha tenido que aspirar nunca han sido restos de una pequeña obrita de cambio de azulejos del cuarto de baño. No puede quejarse, pero la aceptamos como parte de la familia, con su edad y su servicio al bienestar prestado. Y la cuidamos como a una más.

Aunque algún día después de haber observado esto, me dio por mirar la parte de atrás del secador. Detrás de la rejilla protectora se encuentra la materia gris del artilugio. Éste he preferido fotografiároslo para que me creáis. Se le sale. Otro electrodoméstico aquejado de lo mismo. Tampoco puede quejarse. Somo solo dos. Una con pelo rizado y largo, pero otro con pelo de caballero al uso, no sé… no es para tanto. Pues tanto ir del armario, al enchufe y al toallero y moverse siempre entre aires calientes y sólo a tres velocidades, ha perdido el norte, la razón de ser. Tal vez tenga que ver con la pérdida auditiva que le producen sus condiciones laborales, porque si no, lo más extraordinario que se me ocurre que ha hecho es ayudar a deshelar el viejo congelador, que otros lo interpretarían como una expedición especial al polo. Un viaje de esos al filo de lo imposible.

No lo entiendo. No sé qué extraña epidemia está afectando a las materias grises de los electrodomésticos. Y parece que se contagia de unos a otros. Parece que hay que aceptar la ley de vida de estos aparatos de uso diario. Pero es una pena que, después de prestar servicios, de cogernos cariño por vivir tanto tiempo y tantas experiencias, ahora de pronto le afecte a la materia gris, no sean capaces de razonar. Ahora me da miedo que hasta pierdan la memoria. En fin, hay que aceptarlo.

This entry was posted in cosas and tagged . Bookmark the permalink.

5 Responses to La materia gris de mis electrodomésticos

  1. Javier Márquez Sánchez says:

    Nota: o voy a pelarme o a comprar un secador, porque visto lo visto…

  2. sempiterna says:

    jajaja, mejor será comprarlo, por aquello de que lo otro, es un poco más cíclico y nos vamos a ver en las mismas.

  3. Ico says:

    Pues mi secador empezó así y un día dejó de funcionar… yo tengo asimilado que conmigo los electrodomésticos no tienen larga vida.. me llaman manos de mantequilla..

  4. Nikaperucita says:

    Jajajaja, cómo me gusta leer divagaciones acerca de las pequeñas cosas…:)

  5. sempiterna says:

    Ico, yo no me cargaba nada, pero ya empiezo a planteármelo… de momento creo que cambiaré de secador… a la aspi le daremos más "cuartelillo" de momento.

    Hola Nikaperucita, qué bien verte por aquí… sí, son cosas pequeñas y cotidianas, pero tienen siempre otra lectura.;)

    Besos!!