Menos es más

Como ya dijo Mies van der Rohe, menos es más, así que ya estaba tardando en conocer a fondo el género del microrrelato, microcuento o cuento mínimo, relativamente moderno pero de gran proyección. Corto en extensión pero intenso en intención.[abre batallita: de cómo conocí las cosas mínimas]
Durante mis años de estudiante de arquitectura y luego de profesional de la idem, se han ido for
malizando mis gustos, y, aunque no pueda decir que están completamente definidos (en absoluto), sí me he hecho maniática o fan de algunas cuestiones de corte minimalista. La gente que conoce a arquitectos sabe que nunca usan Times New Roman para escribir. Así somos. No me voy a defender. Y escuchamos a Philip Glass. Y nos gusta escribir en minúsculas los títulos por una cuestión estética mínima o minimalista [cierra batallita].
[abre batallita: de cómo conocí a María José Barrios]
Hasta ahora, toda persona que me cruzaba con gustos similares tenían que ver con el ámbito de la arquitectura o del diseño. Pero me crucé con María José Barrios. Me sorprendió su predisposición a esta tendencia, su capacidad de simplificar, de ver la belleza en la simplicidad y esa incorporación del minimalismo a su vida cotidiana. Sólo tuve que leer sus cuentos mínimos y lo entendí todo [cierra batallita]


[abre batallita: de cómo acabé presentando el libro de microcuentos de María José Barrios]
Esto no lo tengo tan claro, no sé cómo, p
or cuestiones azarosas o de disponibilidad, me convencieron, me ilusioné y me vi de pronto el viernes pasado allí sentada en la mesa con el Delegado de Cultura, el director de la colección Monosabio y María José. Bebiendo agua de una jarrita con paño encima en lo que parecía la ceremonia de bautizo del libro. Sentada entre pilas de libros de “Cuentos mínimos”. Mi papel allí: amiga, compañera de trabajo, socia, pero sobre todo, ejemplo de oveja descarriada reconvertida al relato y entusiasta tardía de los microcuentos. Y como tal, fue de lo que hablé, mejor o peor traté de escoger y leer algunos cuentos en el orden que los había ido descubriendo y pregunté a María José por ellos. Aunque algunos me parecieran largos silencios en mi reloj interno buscando la palabra adecuada, resultó una charla amena de donde salió todo el mundo con una gran sonrisa y un libro bajo el brazo con la promesa de leerlo a fondo [cierra batallita].

Sin más florituras: no dejéis pasar “Cuentos mínimos” de María José Barrios.
This entry was posted in amigos, arquitectura, diario, libros. Bookmark the permalink.

5 Responses to Menos es más

  1. María José says:

    Mucho cuento, mucho cuento el mío… y me has dejado sin palabras.
    Gracias por todo.
    Por sentarte allí conmigo, pero también por esta crónica, que no podía ser más simple y más bonita.
    :*

    (A los que no me conozcáis de nada: cada vez que habla de mí, exagera. No le hagáis ningún caso 😛 )

  2. Anonymous says:

    Marta no ha exagerado en nada…
    Mucho ánimo y sigue siendo tan valiente apostado por proyectos tan bonitos como éste!.
    un beso a las dos,
    Vicky

  3. Tantaria says:

    Muchas felicidades por el libro! Me aficioné a los microcuentos a través del blog de "caracoles en la villa savoy", y aquí estamos…

  4. Carlos says:

    Siempre es bonito asistir a una presentación y si estás en la mesa con el escritor/a, mucho mejor.
    Las presentaciones de libros es algo que nunca se debería perder, aunque por desgracia, cada vez es más difícil que la gente acudan a ellas.

  5. Javier Márquez Sánchez says:

    Estuvo genial, que yo lo vi, lo oí y lo sentí…