Arquímedes y Wanda

Arquímedes es un perro lazarillo. De color crema y con su pelo largo, Arquímedes es el guía de mi pez naranja. Como habréis podido imaginar, el nombre se lo pusimos el primer día que llegó a casa, por lo que ocurrió cuando lo metimos en la pecera: física básica. Un golden inteligente y fiel que aprendió con voluntad a respirar con un esnórquel. Cuando el pez duerme, suspendido por unas horas, le dejamos tumbarse a los pies de la chimenea para secarse el pelo. A veces me deja secárselo con el secador, pero no le gusta demasiado el moldeado que le consigo.


Un día al despertarnos por la mañana, descubrimos que Wanda había perdido los ojos. No sabemos si se cansó de mirar siempre el mismo fondo marino en dos dimensiones del papel que compramos en las rebajas o si fue una reyerta por la pez de las escamas brillantes. Quizás simplemente fue una apuesta con el pez de los ojos saltones, independientes del cuerpo, por ver quién conseguía tener una visión tridimensional desafiando a su planeidad corporal y a la posición de sus globos oculares a cada lado. Sea como fuese, entendimos la necesidad de ayudarlo a llegar a la comida flotante, a sortear las ánforas semienterradas y las plantas artificiales y lo más importante, a saber dónde están los límites acristalados a su libertad. En principio no pedimos un perro especialista en intuir la llegada de peces agresivos: palometas, pirañas o algún tiburón pequeño, pues la pecera es de agua fría y a priori, no navegan en estas temperaturas.


Ahora Wanda y Arquímedes forman un gracioso y singular dúo. Uno serpenteando entre las plantas para no chocar y el otro sorteándolas para no pisarlas. Pasan mucho tiempo juntos y se complementan. Sólo el placton sabrá sobre qué charlan tantas horas. Ahora Wanda ve lo que hacemos al otro lado del cristal en blanco y negro desde una perspectiva canina y Arquímedes hace progresos en sus lecciones de natación sincronizada.
This entry was posted in cosas and tagged . Bookmark the permalink.

3 Responses to Arquímedes y Wanda

  1. Ico says:

    ¿ De verdad perdió los ojos?
    ¡Que cruel¿

  2. Javier Márquez Sánchez says:

    Me encanta…

  3. sempiterna says:

    Jeje, me alegro. Beso