Sobresaltos de domingo

Esta mañana me desperté sobresaltada por un ruidito metálico. Recordé que había dejado la ventana de la cocina abierta. Rápidamente, mientas reunía el valor para levantarme, pensé en dos opciones.

This entry was posted in diario, viñetas. Bookmark the permalink.

Comments are closed.