Somebody forgot…

Ayer me vino a la mente aquel anuncio de gafas de sol con vampiros, sí, el de la voz en off que decía: “Somebody forgot his Ray Ban sunglasses, ja, ja, ja”. Un vampiro con chupa de cuero, o era Brandon (de Sensación de vivir) o se parecía, que se exponía al sol sin gafas en unas escaleras, y explotaba. Bueno, desaparecía o como se llame eso que hacen los vampiros cuando se les mata (véase John Carpenter o Buffy).

Y es que entré en una óptica a comprar unas gafas de sol, pero buenas. Me opero la miopía y debo llevar gafas que protejan, pero de verdad. Así que, perseguida por una señorita que no me quitaba ojo (convenientemente graduado y corregido con unas gafas modernas y de marca) de encima, me recorrí unos 7 metros lineales de estantería de gafas de sol. Gracias a que tenía la idea muy preconcebida, no tuve que escuchar mucho rato su alegre masticar de chicle tras mis pasos. “Voy a verlas todas y ahora te digo, gracias”, pero aún así, me siguió de cerca no fuera yo a saltar el sistema de seguridad de las gafas de sol, pero buenas.

No os contaré los avatares de elegir, mirando la relación calidad precio, que fuesen de aviador y que la marca no estuviese sobreimpresa demasiado grande. Aunque sí me parece curioso para el recuerdo comentar cómo las elegí a sentimiento, ya que, para probármelas, me quité las mías de ver (obligada a llevarlas unos días en vez de las lentillas). Esto implicaba tenerme que acercar un poco al espejo para verme, razón por la cual me opero. No por el espejo, sino porque no veo de lejos. Y con la señorita de gafas-de-pasta-pero-solo-en-apariencia-aunque-con-la-marca-enorme-en-la-patilla, masticando chicle al lado, como que me daba vergüenza.

Finalmente, me intuí mona, me gustaba el modelo, tenía un 10% de descuento y los cristales eran muy oscuros: compré unas Ray Ban. Entiendo que, en un rato, cuando salga de nuevo al sol, después de todo lo que me quieran hacer (que no consigo que nadie me explique con antelación, por algo será), no me desintegraré. Veremos (o no, ja, ja, ja con voz en off).

This entry was posted in diario. Bookmark the permalink.

Comments are closed.