Transgresiones de un domingo (diferente)

He transgredido hace un ratito a tres de mis normas más férreas. ¿Qué me ha llevado a hacerlo?

  • Contexto histórico (o justificación facilona previa, como posible causa de todos los males y sobre todo, imposible de demostrar): voy a echarle la culpa a las fechas que se ciernen sobre mí y sobre mi DNI, mis ahora más que nunca incohados 32 tacos.
  • Antecedentes:  mañana empiezo un curso. Y no, no lo imparto, lo recibo. Esto en sí mismo merece un post [*1], así que, por resumir os digo que vuelvo a estudiar. Después de 7 años, pero no un curso online (que los he hecho a patadas) sino un 8-14h, con gente alrededor, pizarras, y todas esas causas de posible angustia vital.
  • Justificación empírica o causa de las transgresiones: vocecilla diciéndote en la cabeza que vuelves a estudiar, la vuelta al cole, a codearte con 14 personas más y no tienes un mísero cuaderno. Pero un cuaderno cuaderno, ya me entiendes.

Con todos estos condicionantes y algún agravante como que es domingo y debería estar todo cerrado, que realmente tengo un cajón lleno de cuadernos y libretas por estrenar (alguna especie de obsesión maníaca disfrazada de coleccionismo) y que no sé a dónde me lleva esta actividad formativa, me he saltado mis propias normas.

[Norma1]: nunca vayas en domingo festivo, de puente y cercano a la Navidad a una gran superficie y/o centro comercial. Allí que estaba yo, parando en Carrefour hace una hora y media, buscando aparcamiento (imposible) y entrando a la calle de material de oficina y/o escolar, que trata de sobrevivir entre calles dedicadas a juguetes y a turrones. He estado básicamente una hora (por problemas de decisión), dilucidando cuál era el cuaderno más sencillo (precioso, elegante, cómodo, con caché). Tengo que decir que en ese rato, al menos tres familias han buscado tipex [*2].

[Norma2]: nunca compres un cuaderno de cuadros o según qué rayas (la elegancia del adulto está en las páginas lisas). Y prioriza bien las cuestiones de diseño. Hubiera sido perfecto comprar un cuaderno de moleskine o primo hermano, pero no en un gran almacén. Los únicos que había de páginas lisas tenían la pasta dura y la espiral de pequeño diámetro. Creo recordar que ni en color metálico, ni siquiera de color negro, sino cromada en blanco. Un despropósito. Eso sin contar la marca enorme en las pastas y los colores nada minimalistas de los mismos. Finalmente, tras una hora de priorizar conceptualmente sobre el diseño, la comodidad, la integración social y la primera impresión (siempre acorde con la edad), he comprado un cuaderno de cuadros. Al menos es de los cuadros grandes, tan flojitos dibujados que puedo ignorarlos como quien no quiere la cosa y conferir a mis apuntes (si los hubiera) un toque naïve. Ni que decir tiene que ni se me ha ocurrido pensar en fotocopias de fotocopias de fotocopias, a quién queremos engañar, quién va a querer fotocopiarme apuntes. Porque… ¿todavía se fotocopian apuntes, no? [*3]

[Norma3]: nunca cuentes cosas ridículas que haces. Ésta, aunque parezca mentira me la cargo más a menudo. Tener un blog donde expresarme es un arma de doble filo. Si he transgredido dos normas en una hora, no lo cuentes y transgredas la tercera en tiempo récord.

En cualquier caso, ya está hecho: he comprado un cuaderno rojo con pastas de polipropileno o similar, de cuadros grandes y con distinto borde de color. Para más suplicio, los dos primeros colores son el rosa y el carne [*4]. ¿Puede haber peor suerte? Sí, que, como ocurría al final del post anterior sobre Mecano, el curso sea un fake [*5].

Aclaraciones o notas al pie.
[*1] Próximamente un post sobre: Fe en los cursos FPE o como ser un gato panza arriba y no perder  600 (apreciadas) horas en el intento.
[*2] Próximamente en sus pantallas: Típex versus tachón: cosas que nunca usé.
[*3] Próximamente en sus facebooks: Salir de clase en la era de piedra y volver en la 2.0. ¿Puedo coger apuntes con el portátil?
[*4] Próximamente en sus readers: El color carne: mito o realidad.
[*5] Próximamente en sus papeleras de reciclaje: Cómo el curso que prometía, después de ser aplazado y retomado, y de no asegurar suficientes prácticas en empresas para todos sus alumnos, resultó ser un fake.
This entry was posted in diario and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.