Perdón

Cuando una reconoce que se ha equivocado, lo reconoce. Cuando una debe una disculpa, la debe. Cuando una decide hacerlo públicamente y en su blog, lo hace. Para ti, jirafa.

Por poneros en antecedentes, varios días antes de mi última mudanza, noté que alguien me observaba empacar. Desde atrás. Miradas de estas que se te clavan en la nuca. Me volví súbitamente y allí estaba ella: mirándome hierática sin decir nada. Callada. Entonces, le solté un “Te lo digo en serio: como no hables, se me olvida y ¡te dejo!”, en un tono propio del cuerpo que se te pone desmontar y reducir todo para mudarte a un lugar menor o igual que el que tienes. Es más, me atreví a hacerlo público en caracolesontheroad.

Finalmente, me acordé de ella, y en uno de los últimos viajes de mi golfito, me acompañó mirando por la ventana -o intentando disminuir la rigidez cervical-, y entrecerrando los ojos por el aire acondicionado de finales de julio en Sevilla, en el asiento del acompañante.

Poco tiempo después, buscando en Internet cómo se llamaba el sonido que emitían los elefantes -el cual comprobé que todos mis amigos conocían menos yo, el elefante barrita-, encontré por casualidad un artículo en el que decían que las jirafas no emiten sonido alguno porque no tienen cuerdas vocales. Ay madre mía. Lo que le dije a la pobre, eso de “como no digas nada te quedas”… qué malestar.

Desde entonces, he seguido investigando el tema, sí que emite, pero infrasonidos, a frecuencias de 14Hz, inaudible para el oído humano, que escucha como mínimo las de 20Hz y en un buen día. Para hacer que se sienta mejor y enmendar mi error, además de hacerlo aquí, públicamente, la he colocado al lado de la estantería de los mejores libros y cada mañana le doy los buenos días, le comento el tiempo y estudio sus gestos al conjuntar la ropa. Su opinión me importa.

This entry was posted in diario and tagged , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Perdón

  1. Violeta says:

    Nunca te acostarás sin saber algo nuevo. Lo del sonido de los elefantes me lo sabía, lo de las jirafas.. pues no. Oye, mira por donde… Ya tengo algo que añadir a lo aprendido en el día. Voy a apuntarlo en mi agenda.
    Me encantan tus entradas, ¿te lo he dicho alguna vez?
    Besotes

  2. sempiterna says:

    Jeje, me alegro que te guste: era una cuestión importantísima. Las pobres. Besoooo