Siento dar la chapa: viejuna y confundida

Me he sentido viejuna y confundida. Y luego, he mirado en Google, y me he sentido viejuna de nuevo. Y confundida, creo.

He bajado a una tienda-bazar… sí, a veces voy. Excusa: necesidad de cosas obsoletas como un taco de recibos. Y cuando voy a pagar, veo, en una bolsita perfectamente precintada, 20 unidades (eso ponía, no conté) de chapas de latas. De refrescos, cervezas, etc., pero todas cromaditas, del mismo color. Supongo que sin filos excesivamente cortantes (ahí residirá el negocio, pienso).

¿Me atrevo o no me atrevo? Le doy una moneda de 2€ para que tenga que buscar cambio para cobrarme los recibos y así gano tiempo. Me atrevo. “¿Para qué vendéis esto?” pregunto a la desganada niña menor de edad, “Para hacer pulseras” me contesta pensando que estoy fuera de onda. “Ahhh” digo con tono de haberme aclarado y de por supuesto, suplicar no ser excluida de la onda. Pero me ofusco. Salgo con mis recibos bajo el brazo. ¿Cómo va a ser para hacer pulseras? La gente en qué piensa. Me planteo:

1) Me mola el concepto ecológico de reutilizar, ¿pero esto? ¡Están fabricadas queriendo para esto! ¡Las otras están en la basura!

2) Vale que en crisis se inventen cosas distractorias o distractivas, se reutilizan cosas: niños que hacen castillos con pastillas de Avecrem, que se hacen cascos de robot con el bombo de Colón (viejuna), que hacen torres con tuppers… ¡pero si es que estas
no son las que se tiran en casa! ¡Estas valen 1 euro!

3) Seguro que hay niños a los que los padres se lo compran. Y hay otros que llevan las usadas. Y olerán a cerveza espumosa que se sale después de agitarla. Y se crearán clases. Como siempre. Y por algo que ayer, estaba en la basura.

4) Y antes no se podía jugar con eso: no la arranques que corta. Y si se jugaba es a escondidas, ya que cada movimiento que se hacía para producir la fractura por fatiga del metal era una letra del abecedario y en la que se rompía era la inicial del niño que te gustaba. O que le gustabas. No sé.

5) ¿Quién será el listo que inventó esto, hizo el ridículo por la calle un tiempo y lo puso de moda? Esto no puede estar de moda.

Entonces llego, pongo Google para buscar una foto con la que ilustraros esta vivencia y me encuentro que hay fotos de pulseras, cinturones, “bisutería” en general. Madre mía. Me encanta lo retro, el estilazo de algunas cosas, la reutilización con ingenio, la originalidad desbordante por los poros, yo también quería ser inventora… pero chapas de latas para jugar a algo más que a las chapas de latas. Y ni eso. En fin: ¡Qué viejuna me hallo! Y confundida.

This entry was posted in diario, diseño. Bookmark the permalink.

Comments are closed.