Bluff

Era una buena idea. Era una de esas comparaciones que me gusta hacer, en paralelo, de cosas que nada tienen que ver. Era divertida, creo que sí. Bueno, igual lo estoy desvirtuando, o más bien, engrandeciendo y no era ni comparación, ni buena, ni os haría reír. Ni siquiera a mí. Y es que llevo dos semanas con un post en la cabeza que va y que viene. Por alguna razón anoto muchas cosas a lo largo del día, y hago miles de listas que nunca acabo de tachar completamente… pero con este, que sé que era una idea medioqué, trato de probarme a mí misma y a mi memoria. A veces, ocurre algo, sé que es un sitio al que voy mucho o al que planeo ir, algo cotidiano que hago a menudo, algún pensamiento recurrente que pasa por la mente a la misma hora cada tres días, en fin, algo con lo que se me enciende la bombilla. Y pienso: “¡Bien! Me acordé”. Y en vez de sacar la libreta rayada verde A7, con pastas en pseudopiel y gomilla, que la mantiene cerrada a ella y encerrados a todos los cachitos de papel con listas que habitan en su interior, pienso: “Esta vez me acordaré”. Y ocupo mi mente en llegar a ese sitio, en hacer lo que tenía entre manos, a enlazar dicho pensamiento con otro recurrente… a apagar la bombilla en definitiva. Y hace bluff. Y pienso: “No puede ser. ¿De qué quería escribir yo?”. Y me angustio por la mala memoria, y me ofusco por mi falta de atención hacia mis propios pensamientos (qué no haré con los de los demás). Y me enervo y menos me acuerdo. Y otra vez no publico nada, no puedo saltármelo. Y apago el ordenad…
This entry was posted in diario and tagged . Bookmark the permalink.

2 Responses to Bluff

  1. Javier Márquez Sánchez says:

    Vaya por Dios. Eso sí que da rabia. Bueno, igual te vuelve la idea o igual es que no merecía la pena. Decía Hemingway que cuando tenía una idea nunca la apuntaba. Si a los dos días aún pensaba en ella significaba que era buena. Si la había olvidado quería decir que no era demasiado interesante. Cosas de genios…

  2. sempiterna says:

    No sé… cosa de genios, sin duda. Yo prefiero apuntar, porque ni soy Hemingway (y no me vienen tantas ideas), ni tengo la memoria especialmente fina últimamente. En fin. Que sigue sin volver…