(sopa)

Hay días en que sólo puedes pensar en sopa. Siento llevarle la contraria a Mafalda pues intento cada día parecerme un poco más a ella. A medida que va cayendo la tarde, de un día cualquiera pero duro… te apetece sopa. Las ganas van aumentando, ya no sólo te apetece sino que se te antoja con fuerza. Luego pasa a ser una obsesión y, llegas a casa, y aunque sea de sobre, te haces una sopa.


Ya con la taza entre las manos. Cogida por el asa por los pulgares y rodeada con todo el perímetro de la palma abierta, alzas la vista al techo bucólicamente y te preguntas “¿Cómo habré podido superar este día?”. En el peor de los casos es una sopa en previsión, al mirar al techo te preguntas “¿Cómo voy a salir de esta mañana?”

Mi sopa de hoy va más allá. Miro a la lámpara de Ikea y me pregunto “¿Cómo he salido de esta semana surrealista? y ¿cómo saldré de la próxima? En fin. Ya os contaré aventuras y desventuras del viaje del caracol… de momento os dejo el paréntesis de la sopa, ese pequeño minuto de silencio, de mirada perdida y reflexiva, en el que sientes que no hay nada más en el mundo que tu sopa, o, en su defecto, que tu sopa y sus estrellitas de pasta flotando.

This entry was posted in diario and tagged . Bookmark the permalink.

6 Responses to (sopa)

  1. Cathan Dursselev says:

    Pues como que sigue apeteciendo gazpachito ¿no vale igual?

    Ya se echaban de menos estas reflexiones tan "profundamente mundanas"

  2. sempiterna says:

    Hola, Javi, claro que vale gazpachito. Cada uno saca su lado profundo con un tazón de lo que le guste. O vaso. O chupito. Para gustos… jeje.

    Sí, estoy un poco tonta con esto de no reflexionar tanto… nch.

    Besos!!

  3. Jesús Garrido says:

    que buena pinta tiene lo de la foto

  4. Carlos says:

    Estoy releyéndome las viñetas de Mafalda en un libraco que le regalé a mi mujer, y me acordé de ti y de tu perfil. Es cierto que no cuadra con el post que has dedicado porque ella odiaba la sopa a muerte.
    Besos.

  5. sempiterna says:

    Pues sí Jesús, algo mejor pinta que la que yo me preparé (sobre). Pero para el momento, sirvio 😉

    Si ese libraco es el que pienso, Carlos, es casi mi libro de cabecera… y sé que fui infiel a sus enseñanzas por esa noche, pero me sentó muy bien :)

  6. Javier Márquez Sánchez says:

    Anoche me apeteció a mí una sopa, la primera de esta temporada de frío. Me la hice de esa de sobre. Y como tenía tantas ganas, me la hice doble. Mmm… ¡qué rica!