El viaje del caracol

Últimamente, la vida del caracol anda algo ajetreada. Lenta, como siempre, pero ajetreada. Y como siempre le ocurre en estos casos, el cosmos se pone de acuerdo para que la entropía sea aún mayor y le apetezca meter la cabeza dentro de la casa portante por un rato.

Pero no hay vuelta atrás, el caracol se va de aventura. Ultimará todo aquello que llevará en su remolque (figurado, por supuesto) y se embarcará en un largo viaje. Utilizará algunos medios auxiliares como aviones, trenes, cercanías, autobuses (éstos le gustan más bien poco) y coches para intentar que le de tiempo a ver y a reflexionar sobre más cosas. Os deja por aquí el itinerario para que podáis seguir su rastro. y encontréis un sentido lógico a todo aquello que diga.

Volverá con algunas experiencias más, alguna palabra nueva de idiomas que desconoce, alguna que no recordaba de idiomas que conoce y con algún capricho (le gustaría que tecnológico, aunque seguramente será en papel) en la casa portante. Os irá contando siempre que encuentre un wifi a mano.

This entry was posted in diario and tagged . Bookmark the permalink.

3 Responses to El viaje del caracol

  1. Javier Márquez Sánchez says:

    Pues espero que ese caracol tan rumboso lo pase bien allá donde va, aprenda mucho, conozca mucho, se divierta mucho, y todo ello gastando lo menos posible… Que nos vaya teniendo al día.

    ¡Bon voyage!

  2. sempiterna says:

    Lo de rumboso lo dirás por el rumbo, no?

  3. Ali says:

    Espero que el Caracolito tenga un viaje de lo más agradable y divertido, que vea muchas cosas impresionantes y curiosas y que nos siga contando sus aventuras por aqui, que lo paso muy bien leyendolas ^___^
    Besitos y animo en tu aventura!!!