Más allá de José Saramago

Ya sé que no puedo quitarle al arte su contexto. Pero así soy yo. Siempre he estado cabezonamente” al margen porque a pesar de todo, en valores absolutos, no se puede desproveer al arte de su valor artístico, aunque reluzca más según su contexto social, su contexto geográfico, su contexto político… posiblemente es un esnobismo” de niña bien de menos edad que la democracia en la que vive, pero para mí Saramago es un gran escritor. Sin conocer las motivaciones que le llevaron a hacerlo, ni sus pensamientos o ideologías, sus novelas y escritos son grandiosas para mí. Intento hacer oidos sordos a las películas subvencionadas por tal o cual, a los actores que se manifiestan por tal o cual… no voy a dejar de ver ni motivarme a ver, ni voy a leer o dejar de hacerlo según esos posicionamientos. Hay cosas más allá. De todas, formas, en mi escala de valores propia, no compararé a Saramago con esas películas.
Siempre que he leído a Saramago, desde lo primero que cayó en mis manos, Ensayo sobre la ceguera (plato fuerte para empezar), me he abstraido del mundo y lo he despojado de todo hasta llegar al tuétano, al origen del fuego, al epicentro, al quid de la cuestión, que casualmente es siempre su punto de partida.Y a partir de ahí, del valor “cero”, del “ni frío ni calor”, he empezado a reconstruir todo lo que él me ha dictado. Su gran capacidad de ver las cosas sencillas que nos rodean o de ir a lo más primario para construir después mezclas de situaciones y sensaciones complejas. Ese talento para imaginar y describir situaciones utópicas, extremas o ideales para ver cómo el ser humano sería capaz de actuar, para imaginarnos otros mundos posibles, otras coincidencias, otras ideas.

Para mí Saramago es un maestro, sin guiones, sin diálogos, sin puntos y aparte y eso hace su literatura más bella si cabe por la diferencia, por las licencias, por la libertad., por la personalidad.. e insisto, más allá de sus cualidades políticas que hoy tanto resaltan los medios. Independientemente de todo, no olvidemos su premio nobel, su cara de anciano entrañable o su vocación descubierta tardíamente. Aparentemente un hombre honrado, sincero y consecuente del que no he necesitado saber más y que no me gustaría que pasara a ser uno más de esos que alguien no leerá por su ideología. El arte es arte. Y por eso me posiciono para defender que no hay que posicionarse. Así soy yo. Él lo merece.

This entry was posted in libros and tagged . Bookmark the permalink.

3 Responses to Más allá de José Saramago

  1. Tantaria says:

    Una penilla que se haya ido Saramago. Una gran pérdida.

  2. P. says:

    Uno de los grandes escritores. Su libro "Todos los nombres" se encuentra entre mis diez libros preferidos.

  3. Javier Márquez Sánchez says:

    Un gran maestro. Y una gran reflexión.