So tired…

Queda un ratito de luz natural. Ya no tiene la misma intensidad aunque se vería veinte minutitos más. Pero está tan lejos la ventana. A unos tres pasos. Y tendría que abrirla para poder subir la persiana. No, no es de esas modernas cuyo tambor es casi inexistente y está por dentro, así que a ese esfuerzo, habría que sumarle el de cerrar la ventana después. Y no es una ventanita de uno veinte, es un balcón. Podría dejarla abierta en caso de levantarme y subir la persiana. Ya es casi verano así que será de agradecer cualquier fresco que entre. Pero ¿y si me entra fresquito después? ¿y si vienen bichitos a visitarme? Definitivamente, no me levanto. En breve empezaré a escribir raro, será porque no tendré luz suficiente sobre el teclado oscuro. Quizás deba levantarme a encender la lamparita que, si bien no hace demasiada falta aún, a medio-largo plazo, será definitiva. Ay. Tendré que ser veinte minutos antiecológica. Pero es que estoy muy cansada.
A quinientos kilómetros mi amiga Meme ultima una estructura. Me dice que tiene frío. Son quinientos hacia arriba, norte geográfico, no hacia la estratosfera, así que, cuando me dice que debe ser ella, que tiene el cuerpo cortado, me parece razonable. Hoy aquí hemos alcanzado los 38 grados, seguramente más aunque no he prestado mucha atención a los termómetros de la calle, por no desviar mi atención centrada en hacer movimientos correctos para parpadear, caminar o conducir. De todas formas, y por si acaso, hago bien en no abrir la ventana para no cerrarla después, por lo que pueda pasar.

La astenia primaveral este año ha venido para quedarse y no me deja prepararme la cena. Faltan tres días para la llegada oficial del verano y el cansancio, la apatía y los estornudos esporádicos siguen ocupando la casa con K. Un sandwich, es lo más rápido… aunque no lo más ecológico ni lo más nutritivo… pero es que estoy muy cansada. Pienso en madrugar y en el trabajo que adelantar en el fin de semana y me parece que Madrid está hacia la estratosfera y que el sandwich es de tantos pisos como un rascacielos. Que la persiana será como izar la vela de un barco con levante y tirar de la cuerda de la lámpara como mantener la cortina de una obra de éxito mientras los actores vuelven a saludar en el proscenio.

Estoy tan cansada…
This entry was posted in diario and tagged . Bookmark the permalink.

2 Responses to So tired…

  1. Tantaria says:

    Cómo andamos en el preveranito…

  2. sempiterna says:

    fff…